Startups, profesiones de riesgo con seguros propios

Nunca se ha hablado tanto de la necesidad de emprender y de los emprendedores como desde el inicio de la crisis. La voluntad de empezar desde cero un negocio y marcar la diferencia en un mercado altamente competitivo, ha traído consigo una nueva red empresarial caracterizada por su juventud y su importante base tecnológica.

Con este nuevo escenario, España ha pasado de desconocer el término startup a incorporarlo en su vocabulario diario como sinónimo de crecimiento. ¿Pero qué son realmente las startups?

Usamos este término anglosajón para referirnos a empresas de reciente creación que basan el desarrollo de su servicio o producto en una base altamente tecnológica. Lo más habitual es que se utilice en negocios muy ligados a Internet y a las nuevas tecnologías, aunque la expansión de su filosofía ya ha hecho que el término también sea acuñado por empresas de otros ámbitos.

Se diferencian de otras empresas jóvenes en sus posibilidades de crecimiento. Al centrar su desarrollo en Internet, cuentan con costes de desarrollo menores, lo que les permite apostar por un lanzamiento más inmediato, creciendo de forma rápida y con el objetivo de conseguir inversores en un plazo corto de tiempo.

El modo que tienen de financiarse es muy diferente al habitual. No suelen recurrir a la financiación tradicional de los bancos o similares, en su lugar optan por capital aportado por inversores a cambio de un porcentaje de la empresa.

Además, tienden a mezclarse con empresas de otras disciplinas con el objetivo de crecer y formar parte de un ecosistema empresarial que le permita fortalecerse.

Detrás de este nuevo tejido empresarial encontramos a auténticos expertos de su sector, profesionales cualificados que no tienen que ser necesariamente autónomos, pero que por la facilidad de constitución y por el coste, pueden nacer como tal.

Ejemplos de éxito existen muchos, gigantes empresariales como Google, Twitter, Facebook o Privalia, empezaron su andadura dentro de este modelo empresarial.

Pero quienes se lanzan al mundo startup saben que el riesgo que asumen es elevado. Según datos facilitados por Spain Startup, en España sólo una de cada diez  supera los tres años de vida, es la mitad de los proyectos que consiguen sobrevivir en EEUU.

Si bien las administraciones españolas declaran con frecuencia su apoyo al mundo del emprendimiento, sólo quienes están dentro de un proyecto de este tipo saben cuáles son las numerosas dificultades y trabas que tienen que atravesar hasta ver finalizados sus objetivos.

Un simple testeo por la red a través de páginas especializadas nos permite acercarnos a las demandas más habituales de los emprendedores españoles: Piden que se ajusten los contratos laborales en los primeros momentos de la Startup. En EEUU una empresa de estas características contrata a todo el personal necesario en un inicio porque sabe que si finalmente hay que ajustar la plantilla  podrá hacerlo con un bajo coste. Además reclaman más facilidades a la hora de contratar talento extranjero, así como una gestión del IVA que favorezca más al emprendedor, y un ajuste en los costes del autónomo.

Dados los riesgos a asumir y la fuerte implantación de este nuevo modelo de negocio en España, no es raro que el sector de los seguros ya haya querido responder con una solución especifica para startups. Un ejemplo nos lo encontramos en Axa y su seguro para Startups. A continuación te contamos con la ayuda de cuatro casos prácticos qué tipo de coberturas están disponibles para estos negocios.

 

Responsabilidad Civil para Sartups

1. Responsabilidad Civil General

Caso real: María está desarrollando unos nuevos aparatos para sordos, por un error en el dispositivo se causa un daño irreparable a una de las personas con las que prueba el producto y tiene que hacer frente a 30.000€ de indemnización.

¿Qué cubre la RC General? Las reclamaciones por daños causados a un tercero ocurridos al desarrollar tu actividad, hasta un límite de 100.000 o 200.000€ a elegir.

2. Responsabilidad Civil Producto:

¿Qué cubre la RC Producto? Las reclamaciones por daños causados a un tercero, por un error o defecto en uno de los productos que comercializas, AXA te indemniza hasta un límite de 100.000 o 200.000€ a elegir.

3. Responsabilidad Civil Profesional:

¿Qué cubre la RC Profesional? Los clientes pagan por el asesoramiento y servicios que su empresa ofrece, pueden llevarte a juicio o exigir una indemnización en caso de mal asesoramiento, AXA te indemniza hasta 25.000€ por este motivo.

¿Por qué lo necesitas? Porque cualquier negligencia o mal asesoramiento puede causar un daño a un cliente y éste puede reclamar, teniendo que hacer frente a importantes indemnizaciones que pueden paralizar tu empresa.

 

Responsabilidad Civil LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos)

Caso real: por un despiste la base de datos de tus clientes queda abierta y un empleado hace uso propio para otra finalidad, uno de los clientes reclama a la Agencia de Protección de Datos y puedes tener que hacer frente importantes sanciones.

1. ¿Qué Cubre? Las reclamaciones de terceros en caso de incumplimiento involuntario de la Ley de Protección de Datos hasta un importe 100.000€ o 200.000€ a tu elección.

2. ¿Por qué lo necesitas? Porque podrías tener que hacer frente a importantes reclamaciones de terceros impuestas por la Agencia de Protección de Datos.

 

Sanciones por incumplimiento de LOPD

Caso real: A Andrés le impusieron una multa por no tener debidamente protegida su base de datos de clientes, tuvo que hacer frente a una sanción de 6.000€

1. ¿Qué Cubre? En caso de recibir una multa por el incumplimiento involuntario de la Ley de Protección de Datos, AXA te indemniza por ésta primera sanción, hasta un importe de 60.000€

2. ¿Por qué lo necesitas? Porque el hacer frente a una multa así podría suponer la paralización de tu proyecto empresarial.

 

Responsabilidad Civil ataques informáticos

Caso Real: Héctor ha desarrollado una aplicación informática para una empresa de que vende a través de Internet, al instalarla en los equipos informáticos de su cliente causa un bloqueo en su red que le impide vender en Internet durante un día.

¿Qué Cubre?: Cubrimos las reclamaciones que puedan llegarte en caso de que, aun teniendo los programas de prevención de antivirus actualizados, dañes con un virus un programa informático de un tercero, en AXA te indemnizamos con hasta 6.000€.

¿Por qué lo necesitas? Porque aun teniendo los mejores antivirus siempre puede existir alguno no detectado y puedes causar daños a los equipos de un tercero, pudiendo causarle daños irreparables.

Para cualquier pregunta sobre seguros para startups no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del correo electrónico empresas@peris.es 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario