Motos y coches de película

Si el mundo del motor nunca se hubiese cruzado con el del cine nada sería lo mismo y es que el número de escenas que nos ha brindado (y continúa brindando) esta bonita amistad es incalculable

Las motos de las estrellas de cine

El estreno de Vacaciones en Roma, en enero de 1953, hizo de la Vespa un icono de la época, tan elegante y juvenil como su joven protagonista, una hasta entonces desconocida Audrey Hepbrun. Fue ella la que consiguió que la marca de motos italiana pasase a ser sinónimo de romanticismo y juventud.

Una moto de película, la Vespa de Vacaciones en Roma.Moto de cine, la gran escapada

Diez años después, en 1963, las dos ruedas y el celuloide volvían a juntarse para brindarnos otra de las escenas más populares del Séptimo Arte. En La Gran Evasión, Steve MacQueen se valía de la Triumph Trophy TR6 para huir de los nazis con un espectacular salto sobre una alambrada. MacQueen se convertía entonces en el actor motorizado con más carisma.

 

Road movies

Pero si existe una película motera por excelencia esa es Easy Rider. Con su estreno en 1969, el film de Dennis Hopper pasaba a ser la referencia de toda una generación de motociclistas. Era el reflejo de la vida al límite,  con el propio Hopper y Peter Fonda como motoristas incansables en su recorrido por el sur de los Estados Unidos.

Motoristas de cine en Easy RiderCoches de pelicula, el coche azul de Thelma y Louise

Y de una road movie a dos ruedas con protagonistas masculinos a otra road movie a cuatro ruedas y con cartel femenino. El final de Thelma y Louise (1991) al volante de su ya legendario coche azul se convirtió en uno de los finales más polémicos del cine de la época: en pantalla Geena Davis y Susan Sarandon nos dejaron sin aliento al acelerar su coche hacía el vacío del Gran Cañón.

 

Coches de cine

Sólo cuatro años antes, en 1987, el mundo del motor se convertía en el protagonista del popular musical Grease, dónde pudimos disfrutar de una gran variedad de coches míticos. Entre otros modelos estaban: el Buick Special, Cadillac Series 62 de 1953, Chevrolet Blair del 56, Chevrolet Fleetline Special del 49, Dodge Cornet del 50, Dogde Wayfire del 49, Dodge Custome Royal del 56 o el Ford del 48. Sólo ellos podían servir de inspiración a la escena más reconocible del film, la de un joven John Travolta fantaseando junto a sus colegas sobre el Grease Ligthning.

Coche de cine, el Grease Lightning

 

El motor más futurista

Aunque pocos coches se hicieron tan famosos como el Delorean del Dr. Emmet L.Brown en Regreso al Futuro (1985). Conocido es su llamativo diseño con puertas a modo de alas, lo que la gente no sabe es que hicieron falta siete modelos diferentes para llevar a cabo todas las sagas y aventuras de Doc y su inseparable Marty McFly. Eso sí, hablar del papel de las cuatro ruedas en el imaginario futurista también es hablar del Batmóvil y el televisivo coche fantástico de David Hasselhoff.

Coches de película, el Delorean de Regreso al futuroCoches de televisión, el coche fantásticoCoches de cine, el Batmóvil de Batman

Casos más actuales

Todos ellos han dejado huella y sirven de inspiración a una tendencia imparable, y es que uso del coche en el cine no puede estar más de moda y el estreno de Drive en 2011 dio buena fe de ello. El film protagonizado por Ryan Gosling y Carey Mulligan fue todo un éxito de crítica por aunar lo mejor del thriller y el drama en la misma propuesta. Lo disfrutamos como desencadenante de tramas, como un personaje más o como el espacio dónde puede ocurrir de todo, o sino que se lo pregunten al protagonista de la recién estrenada Locke. Al director de esta película británica solo le hizo falta el interior de un coche para desarrollar sus 85 minutos de tensión.

Coches de cine, DriveCoches de cine, Locke

Ahora os invitamos a completar esta lista de motos y coches de película con otros títulos que hemos tenido que dejar fuera por cuestiones de espacio, ¿Cuáles son tus favoritos?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario