Tom Clancy: de agente de seguros a escritor de bestsellers

El pasado 1 de octubre falleció uno de los escritores más conocidos y leídos del mundo: Tom Clancy. Lo que muy poca gente sabe de él es que, antes de saltar a la literatura y hacerse mundialmente famoso por sus bestsellers, desarollaba su actividad profesional como Agente de Seguros.

Tom ClancyOtros personajes insignes también tuvieron relación con el mundo de los Seguros:

• Franz Kafka, uno de los más grandes escritores europeos, trabajó para una conocida compañía aseguradora; y, más tarde, antes de dedicarse a la literatura, en el Instituto de Seguros de Accidentes de los Trabajadores del Reino de Bohemia, llegando a ser en un auténtico experto en accidentes laborales.

• o Edmund Halley, astrónomo y matemático de los siglos XVII y XVIII,  fue el primero en relacionar mortalidad con edad en una población. Ese trabajo influyó notablemente en la futura producción de tablas de las compañías de seguros que son las que se usan habitualmente para evaluar riesgos y calcular primas.

Pero volvamos a Clancy. Su primera novela, publicada en 1984, fue “La caza del octubre rojo“, y fue posteriormente llevada al cine en una exitosa adaptación dirigida por John McTierman y protagonizada por Sean Connery, Alec Baldwin, Scott Glenn, Sam Neil y James Earl Jones. Allí cobró vida por primera vez el personaje de Jack Ryan, consultor de la CIA y que protagoniza la mayor parte de las novela de Clancy.

Otras de las novelas de Clancy han sido adaptadas al cine con notable éxito, como Peligro Inminente, Juego de Patriotras, con Harrison Ford haciendo de Ryan, o Pánico nuclear, con Ben Affleck.

No sabemos si su actividad profesional en el mundo de los seguros le sirvió de fuente de inspiración para sus novelas. Pero sí que se ha convertido en uno de los escritores más publicados, leídos y adaptados de la historia, por su desarrollo del género de la política-ficción, hasta convertirlo en un referente obligado.

Y, a partir de ahora, no será difícil encontrar grandes alabanzas a su obra y calidad literarias. Y es que, como dijo Jardiel Poncela en su epitafio:

«Si queréis los mayores elogios, moríos».

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario