La letra pequeña de… los seguros de coche

En muchas ocasiones el gesto es automático, así como recibimos la carpeta con toda la documentación de nuestra póliza, la cogemos y la guardamos directamente en la guantera del coche. El tiempo pasa y quizás podamos recordar el color y el logo de la dichosa carpeta, pero más difícilmente nos acordaremos del contenido y los detalles de nuestro seguro.

Sumérgete con nosotros en este pequeño repaso por la letra pequeña de los seguros de coche y pierde el miedo a toda esta documentación. Familiarizarnos con algunos términos nos ayudará a interesarnos y entender el contenido que se esconde en nuestra guantera, así que recógela y ponte manos a la obra, empezamos!

 

¿De que se compone una Póliza?

 

Condiciones Particulares

En esta hoja podremos revisar de un vistazo todas las coberturas que hemos contratado, si la que buscas no está en esta hoja es que no la has contratado: asistencia en viaje, responsabilidad civil, lunas, robo… Es en esta hoja también aparecen nuestros datos personales junto a los datos del vehículo asegurado, su matrícula.

De esta forma, una lectura muy rápida nos permitirá saber en cuestión de segundos QUÉ COBERTURAS tenemos contratadas, QUIÉN es el asegurado, y la CANTIDAD a percibir como indemnización en caso de que nos pase algo.

¿Por qué es tan importante la hoja de Condiciones Particulares? Junto al justificante de haber pagado la prima correspondiente al seguro, es el documento legal que nos permite demostrar ante las Autoridades que disponemos de un seguro.

 

Condiciones Generales

Fácil de localizar por su tamaño, es un libro más o menos grande, y en él nos encontraremos con el argot más técnico, ese que el primer día nos hizo cerrarlo en cuestión de segundos y guardarlo al fondo de la guantera. Pues bien, es aquí donde se explican al detalle todas las coberturas a las que SÍ tenemos derecho y todas aquellas a las que NO tenemos derecho. Es en este punto dónde podremos empezar a entender muchas cosas. Esta es la letra pequeña que no debemos obviar cuándo vamos a comprar nuestra póliza puesto que son los detalles los que van a determinar la eficacia de las coberturas y, por lo tanto, las que explican las diferencias de precios entre ofertas que a primera vista parecen ofrecernos lo mismo.

 

Parte Europeo de Accidente

Su título es Declaración amistosa de accidente de automóvil. Está conformado por una cuadrícula que se divide en dos columnas de distinto color, y es el papel al que tendremos que recurrir en caso de siniestro, por lo que siempre debemos tenerlo a mano. En caso de accidente deberemos anotar en este parte nuestros datos y los del contrario, además representaremos los daños sufridos y la posición de los vehículos.

Este documento es igual para todos los países de la Unión Europea, así que el procedimiento será exactamente igual en caso de siniestro con otro europeo que no sea español.

 

Teléfono de Asistencia en Viaje

Tenerlo localizado nos evitará sustos en caso de quedarnos inmovilizados con nuestro coche por avería o accidente. El teléfono de asistencia aparece en una tarjeta y normalmente se trata de un 900 por lo que la llamada es gratuita.

En ocasiones en la misma tarjeta puede aparecer un 902. Éste sí que es de pago y suele ser de atención al cliente, sólo para que llamemos en caso de que queramos obtener información sobre la póliza y las coberturas. Es importante que no lo confundamos con el teléfono de asistencia en viaje.

En el caso de que esta tarjeta sea autoadhesiva, te aconsejamos que la pegues en el cristal de tu coche para no perderla y tenerla a mano cuándo te haga falta.

Además, si vas a viajar fuera de España te aconsejamos que compruebes previamente si este teléfono es el mismo o tienes que anotar otro diferente.

 

seguros de coche

Coberturas

Te explicamos información básica e importante sobre las principales coberturas que podrás encontrarte en tu seguro de coche. Deja de liarte con tu póliza y entiende las diferencias entre daños propios, pérdida total, responsabilidad civil obligatoria…

 

Daños propios

Para esta cobertura deberemos saber cuándo y cómo nos van a asegurar las compañías en caso de accidente una vez que parte de nuestro coche quede dañado. Con esta cobertura, como asegurados, recibiremos una indemnización cuándo ocurran, necesaria y conjuntamente, estas circunstancias:

  • Que se produzcan daños en el vehículo: desde una rotura en el retrovisor, ralladuras en la carrocería, o directamente una colisión con otro vehículo.
  • Que no exista culpable tercero que asuma la culpa.
  • Que los daños del vehículo no sean imputables a otra cobertura. Es decir que no sean cubiertas por ejemplo por los seguros de robo, incendio o lunas.

En este punto tenemos que analizar cómo cubren los daños propios a los accesorios que vienen de serie en el vehículo y a los que no vienen de serie (los que no vienen de serie son aquellos por los cuales pagamos un suplemento o que bien adquirimos después de comprar el coche).

Tenemos que saber que, en caso de accidente, accesorios como el volante, los asientos o los intermitentes, se indemnizarán siempre a VALOR NUEVO y con independencia de la antigüedad del vehículo. Cuando hablamos de valor nuevo hablamos de lo que cuestan los accesorios nuevos, con las mismas características e incluidos todos los impuestos.

Sin embargo, hay compañías que tratan de una forma especial determinadas piezas, es el caso de las ruedas. Si sólo quedan destrozadas las ruedas, algunas compañías le darán valor  nuevo PERO existen otras que sólo pagarán parte de ellas, por ejemplo el 80% de su valor, estas compañías lo que hacen es presuponer a los neumáticos un determinado desgaste.

En el caso de los accesorios que no vienen de serie, éstos siempre deberán estar especificados junto a su precio en la hoja de las Condiciones Particulares. Si bien hay compañías que los cubren hasta una cierta cantidad de dinero aunque no vayan especificados, deberemos contemplarlos en nuestra póliza para evitar que no nos paguen nada por ellos.

En este punto cabe volver hablar del Infraseguro que ya apuntábamos en el caso de los seguros de hogar. Y es que al igual que ocurre con el mobiliario de nuestra casa, deberemos otorgarle a los accesorios de nuestro coche el valor que tienen y no uno inferior, ya que en caso de robo, por ejemplo, la compañía nos abonará el valor que hayamos especificado como tope, y no el que realmente tiene pero no reconocimos en la póliza.

En el lado contrario está el Sobreseguro. Tampoco deberemos inflar el valor de los accesorios, en primer lugar porque vamos estar pagando más dinero por ellos, y en segundo lugar porque en caso de robo la aseguradora no va a pagar ese valor añadido sino sólo el valor real. Nuestro consejo es, ni más ni menos, que pongas el precio real.

Además, en la cobertura de daños propios cada vez está más extendida la aplicación de Franquicias que nos permitan reducir considerablemente el precio de nuestra póliza. Esta fórmula conlleva un compromiso entre aseguradora y asegurado. El asegurado no pagará toda la prima que le corresponde por el contrato de seguro y la compañía no pagará toda la factura del siniestro. Haciéndose ambas partes responsables de un porcentaje de la obligación de la otra parte.

 

Pérdida total del coche

En esta cobertura lo importante es saber cuánto pagarán las compañías si todo el coche queda dañado en caso de SINIESTRO TOTAL. Las diferencias entre unas aseguradoras y otras pueden ser muy cuantiosas, así que no olvides consultar la letra pequeña y comparar, comparar mucho.

Lo habitual entre las mejores compañías es indemnizar el vehículo a VALOR NUEVO si tiene menos de dos años de antigüedad, pero las hay que nos pagarán el valor venal desde el primer día. El VALOR VENAL  es el valor que tiene el coche EN CASO DE VENDERLO EN EL MOMENTO DEL SINIESTRO, con las mismas características y con su antigüedad en años.

Por ello es tan importante que atendamos a las diferencias en las ofertas de seguros de coche que nos dan unas y otras compañías.

 

Daños atmosféricos

No todas las compañías cubren los desperfectos relacionados con las condiciones climatológicas, por ejemplo, en el caso de que una tormenta de granizo abolle todo el capó de nuestro coche.

 

Responsabilidad Civil Obligatoria

Es el seguro mínimo que es posible contratar, y además tiene una característica básica, y es que como un nombre dice esta cobertura es obligatoria, no podrás circular con tu vehículo sin ella, hacerlo supondría inmovilización y multa.

Con ella nos aseguramos de que la compañía se hará cargo de los daños producidos a TERCEROS. Cuando hablamos de los famosos a terceros nos referimos a los daños materiales a cosas y animales y daños físicos a personas.

Y ahora la pregunta es ¿Con qué límites? Pues bien, desde el 1 de enero de 2008, lo máximo que puede cubrir la compañía es: a) Por daños físicos, hasta 70 millones de euros por siniestro y b) Por daños en los bienes, hasta 15 millones de euros por siniestro.

Con esta cobertura NO cubrimos daño propio, es decir, ni al usuario ni a su coche, ya que sólo está pensado para cubrir a los demás.

En este punto cabe especificar que para evitar el fraude, el seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria no cubre a aquellos terceros que sean bienes cuyos titulares sean el propietario, el tomador, el conductor del seguro, o bien sus familiares (hasta el tercer grado de consanguinidad). Eso sí, los daños a personas siempre estarán cubiertos, indistintamente de los lazos familiares.

 

Robo

Con esta cobertura nos aseguramos de que nuestra compañía nos indemnice en caso de:

  • Que nos roben algún accesorio de nuestro coche.
  • Que directamente nos roben el coche.
  • Que nos arreglen los desperfectos sufridos en el coche a consecuencia del robo.

No existe cobertura para los casos de hurto, es decir, para los casos en los que somos nosotros mismos los que nos dejamos abiertas las puertas del coche y por lo tanto el ladrón no tiene que utilizar la fuerza para acometer el hurto.

En estos casos tenemos que volver a diferenciar entre el robo de accesorios de serie y robo de accesorios no de serie. Tal y cómo explicábamos en el apartado de daños propios, lo habitual es que las compañías indemnicen nuestros accesorios de serie a VALOR NUEVO, pero las hay que hacen excepciones. En algunas pólizas podemos comprobar que si nos roban un neumático, la compañía sólo nos indemnizará con parte de su valor por considerar que el momento del robo ya está desgastado. En este punto debemos pensar que a veces esto puede no tener sentido, ¿Por qué nos van a robar unos neumáticos viejos? Estará en tu mano fijarte en la letra pequeña de la póliza para saber por qué se te indemnizará y por qué no, y elegir una u otra compañía en función a sus coberturas.

En el caso de los accesorios que no vienen de serie, seguimos insistiendo en la importancia de que éstos estén contemplados en nuestra póliza, y que además estén recogidos con su valor real. Sólo así evitaremos los casos de infraseguro y sobreseguro que explicábamos arriba.

Esta cobertura conviene casi siempre por tratarse de una cobertura económica. Además creemos que puede resultar especialmente útil para aquellos vehículos que aparcamos frecuentemente en las calle o con los que solemos viajar.

 

atasco-de-noche-carretera

Incendio

Con esta cobertura recibiremos una indemnización en caso de ocurran, necesaria y conjuntamente, estas circunstancias:

  • Que un incendio produzca daños en el vehículo.
  • Que no exista culpable tercero que asuma la culpa.

Al igual que explicábamos en el caso de daños propios y robo, deberemos pararnos en la letra pequeña de nuestra póliza para ver cómo y por cuánto nos indemnizará nuestra compañía en caso de incendio. Tenemos que diferenciar, cómo explicamos, entre los accesorios de serie (que vienen con el vehículo) y los de no serie (por lo que hemos pagado un suplemento, o que hemos colocado a posteriori de la compra del coche).

A la hora de contratar el seguro de incendio también deberemos tener en cuenta cuánto nos van a indemnizar en caso de pérdida total del vehículo. Las diferencias entre unas aseguradoras y otras pueden ser muy cuantiosas, así que no olvides consultar la letra pequeña y comparar.

Como ya dijimos, lo habitual entre las mejores compañías es indemnizar el vehículo a VALOR NUEVO si tiene menos de dos años de antigüedad, pero las hay que sólo nos pagarán el VALOR VENAL desde el primer día, por lo que debemos tener mucho cuidado.

 

Seguro del Conductor

Esta cobertura protege al conductor del vehículo en el supuesto de que se vea involucrado en un accidente y resulte culpable del mismo. Es decir, al ser el culpable no tendría derecho a ningún tipo de indemnización, por lo que las compañías ofrecen esta cobertura específica para protegerlo económicamente aun habiendo sido el culpable. De esta forma, la compañía lo indemnizará en caso de muerte (a sus familiares), daños físicos y asistencia sanitaria.

Podríamos decir que la cobertura de daños propios es al coche lo que el seguro del conductor a las personas. Por lo tanto, no cubre a los otros ocupantes del coche. Los ocupantes, como personas perjudicadas por el siniestro, estarán protegidas como dijimos anteriormente por el de Responsabilidad Civil Obligatoria.

El seguro del conductor es una cobertura barata pero es importante que consultemos con cuánto dinero nos va indemnizar la compañía si contratamos el seguro del conductor.

 

Como expertos en seguros de coche, en Peris Correduría de Seguros te asesoramos y sólo mostramos aquellos resultados con las coberturas que necesitas para que estés completamente cubierto, sin sorpresas. Consulta nuestro tarificador o pregúntanos a través del consultorio sin ningún tipo de compromiso. Si te ha gustado este Post te recomendamos el de dudas más frecuentes sobre seguros. No te pierdas nuestros contenidos sobre seguros y motor en Facebook, Twitter y Google+!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario