“No conduzcas después de haber bebido ni dejes que lo haga nadie”

Las bebidas alcohólicas son incompatibles con la conducción de vehículos.

En, al menos, un tercio de los accidentes mortales el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante.

La DGT intenta concienciar a aquellos conductores que todavía asumen el riesgo de ponerse al volante habiendo ingerido alcohol.

¿Qué dice la normativa al respecto?

En el artículo 65 de la Ley de Seguridad Vial se tipifica como infracción muy grave la conducción de vehículos habiendo ingerido bebidas alcohólicas con tasas superiores a las permitidas y, en todo caso, la conducción bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos y cualquier otra sustancia de efectos análogos.

También se tipifica como infracción muy grave incumplir la obligación, que todos los conductores tienen, de someterse a las pruebas de detección alcohólica.

Para estas infracciones muy graves la Ley prevé la sanción de multa de 300 a 600 euros, imponiéndose además, en todo caso, la suspensión del permiso para conducir por un periodo de hasta tres meses.

Las tasas máximas del alcohol permitidas para conducir son:

CONDUCTORES • LÍMITE EN SANGRE • LÍMITE EN AIRE

GENERAL                 0’5 gr./l                  0’25 mg/l

PROFESIONALES        0’3 gr./l                  0’15 mg/l

NOVELES                 0’3 gr./l                  0’15 mg/l

Las tasas obtenidas por análisis de sangre o por aire espirado son equivalentes, tan solo existe diferencia en la obtención de la muestra analizada.

Disfruta Seguro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario