Los accidentes más frecuentes en el hogar

Nuestra casa es, sin duda, el lugar dónde más seguros nos sentimos y tenemos muchas razones para creer en ello. Sin embargo, esto no está reñido con el hecho de que también en nuestra casa debamos ser cautos con determinadas situaciones, y es que, aproximadamente, el 80% de los accidentes se producen en la esfera privada, bien en el hogar o en las actividades de tiempo libre. Sea por curiosidad o desconocimiento, los grupos de mayor riesgo como los niños y los ancianos pueden tener accidentes con mucha frecuenciapor ello es importante que nos sepamos adelantar a ellos. El dato es llamativo:

Cada 24 segundos se produce un accidente doméstico en España, siendo las caídas el más frecuente (en el 44% de los casos). 

A partir de ahí, un estudio reciente realizado por Facua, nos revela cuales son los espacios de nuestro hogar más peligrosos, el tipo de accidentes que más se repiten, y los colectivos que sufren el mayor número de accidentes en el hogar.

 

Colectivos que sufren accidentes con mayor frecuencia

  • Los niños menores de 5 años.
  • Los ancianos mayores de 65 años.
  • Mujeres mayores de 45 años, siendo la cocina uno de los escenarios dónde este colectivo sufre la mayoría de los accidentes.

 

Escenarios conflictivos

Los escenarios más conflictivos son, por orden de más a menos:

  • La cocina: los utensilios y objetos que se utilicen habitualmente deben estar al alcance de la mano.
  • El dormitorio: la distribución de los muebles debe permitirte andar con muletas, andador o bastón.
  • La sala de estar
  • El jardín

 

¿Cuales son los lugares más peligrosos de nuestra casa?

Principales accidentes

Heridas y hemorragias

Las causas principales son el contacto de manos y pies con objetos cortantes y punzantes.

Para evitar este tipo de accidentes debemos revisar y retirar todos aquellos platos o vasos que estén rotos, colocar los cuchillos siempre con las puntas hacia dentro, evitar darle a los cuchillos usos que no le son propios (por ejemplo de destornillador, tijera…), guardar las cuchillas de afeitar de forma separada a otros utensilios como peines o cremas. Si hay niños en la casa, pon fuera de su alcance todo tipo de objetos cortantes o punzantes.

En caso de que ya sea demasiado tarde y tras la herida se produce una hemorragia ¿Cómo debes actuar? Tapona la herida haciendo presión sobre la misma, pero en cualquier caso llama a los servicios de emergencia.

 

Caídas y golpes

Las causas principales de las caídas y golpes suelen ser los suelos manchados por grasas, aceites…, utilización de elementos inadecuados como sustitutos de una escalera, colocación de objetos en medio de lugares de paso…

Para prevenir, usa alfombrillas en el baño para no resbalar, revisa las banderillas de las escaleras para que estén a una altura correcta, mantén el suelo libre de obstáculos, evita tener las superficies resbaladizas (uso de cera)…

Una caída o golpe puede producir un hematoma o cardenal, un esguince o una fractura… ¿Cómo actuar? En caso de hematoma debemos usar hielo para calmar el dolor y reducir la inflamación. En caso de esguince, luxación o fractura, hay que evitar que el accidentado se mueva, por lo que sí se tiene conocimiento, debemos inmovilizar la zona afectada. En caso de que no sepamos cómo actuar siempre será mejor que esperemos a que lleguen los servicios de emergencia.

 

Las caídas, unos de los accidentes más frecuentes en el hogar

Intoxicaciones y envenenamientos

Las causas principales están relacionadas con el consumo de medicamentos, insecticidas, pinturas, disolventes, bebidas alcohólicas, productos de limpieza, productos de jardinería, productos de perfumería y estética, o alimentos.

¿Cómo prevenirlas? Nunca debemos almacenar juntos diferentes tipos de productos, mezclando alimentos normales con productos tóxicos… , guarda los medicamentos de forma separada en un botiquín, sigue las instrucciones de uso que te indican las etiquetas, y guarda todos los productos de este tipo fuera del alcance de los niños.

Te recomendamos que para estos casos tengas a la vista el número de urgencia y del servicio nacional de Toxicología: 915 620 420. Un truco es dar a beber claras de huevo para hacer una película en el estómago. Es importante que si es una intoxicación por gas, nos retiremos rápido de la zona afectada. En caso de intoxicación con productos como la lejía o ácidos, no debemos provocar el vómito. Y sí debemos provocarlo si la intoxicación es con medicamentos o insecticidas, hazlo previa ingesta abundante de agua.

Para evitar intoxicaciones alimentarias, debemos, entre otras recomendaciones:

  • Consumir inmediatamente las salsas, y no consumir días después aquellas que sobran.
  • Cocinar bien las carnes, los pescados y los moluscos. El interior el alimento debe alcanzar al menos los 70º durante la cocción, ya que a esa temperatura mueren todos los microorganismos.
  • Lavar con agua abundante las frutas y verduras que se comen crudas.
  • No interrumpir la cadena de frío en los productos congelados.
  • Almacena y aleja la basura de los alimentos destinados al consumo.
  • Congelar los pescados que se consumen crudos.
  • Rechazar los alimentos que vienen en envases abombados, oxidados o deteriorados.

 

Quemaduras

Las causas principales son el contacto o proyección de objetos, partículas o líquidos a altas temperaturas.

Mucho cuidado con la colocación de estufas y hornos, deben estar situadas en lugares visibles. Es un error: freír sin utilizar una tapadera que nos proteja, utilizar recipientes sin asas que se vayan a calentar, no utilizar guantes, manipular inadecuadamente petardos o cohetes.

Recomiendan alejar a los niños de la zona de la cocina mientras estamos cocinando, no sobrecargar los enchufes en exceso, no fumar en la cama, que los mangos de las sartenes no sobresalgan, evitar manipular productos peligrosos como aceites o petardos.

En caso de accidente ¿Cómo debemos actuar?, calmar el dolor sumergiendo la zona afectada durante 10 minutos debajo del agua. En caso de que la ropa estuviera en llamas, podemos intentar apagarla con la ayuda de una manta. No aplicar sobre las quemaduras crema o pomada. Y por supuesto llamar a los servicios de emergencia.

 

Atragantamientos y asfixias

Las causas principales son la introducción, por la boca o por la nariz, de objetos que obstaculizan las vías respiratorias. La otra causa más habitual es el atragantamiento por alimento o saliva.

Para prevenirlos evita comer con muy rápido y con trozos excesivamente grandes, no hablar con la boca llena, y evita que los niños jueguen o manipulen objetos muy pequeños que se puedan llevar a la boca (canicas, botones…)

En caso de atragantamiento leve mientras estemos comiendo, debemos intentar toser. Si alguien sufre un atragantamiento más grave, debemos abrazarlo por atrás, con las manos entrelazadas por encima de la cintura, y apretar con fuerza cuatro veces en dirección hacia arriba. Y si la persona está inconsciente, debemos tumbarlo boca arriba y revisar su boca, apretar con el talón de la mano por encima de la cintura y moverla en dirección a la cabeza.

 

Electrocuciones

Las causas principales son las instalaciones y aparatos eléctricos de las casas en mal estado.

No debes: conectar aparatos que estén mojados, tener instalaciones eléctricas al borde de la bañera, meter productos metálicos en los orificios de los enchufes, utilizar aparatos eléctricos estando descalzos (aunque el suelo esté seco), reparar o manipular la instalación eléctrica sin desconectar el interruptor general.

 

Y no queremos cerrar este repaso por los accidentes domésticos más habituales sin hacer un recordatorio a nuestra publicación de consejos para contratar un seguro de hogar.  No dudes en comentarnos qué te ha parecido este Post o bien, en sugerirnos algún tema que te gustaría que abarcásemos sobre seguros, prevención y actualidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario