Así eran las motos… en la segunda mitad del siglo XX

Sabéis que los jueves nos gusta bucear en la historia… ¡bueno, más concretamente en la historia de las motos!

Primero os hablamos de su nacimiento en el siglo XIX y los primerísimos prototipos que consistían en pequeños motores colocados en bicicletas, y después os contamos su evolución durante la primera mitad del siglo XX, una época marcada por las guerras mundiales. Los fabricantes de motocicletas supieron aprovechar la coyuntura del momento, aliándose con los diferentes ejércitos e impulsaron su producción con nuevos y mejorados modelos.

Durante la segunda mitad del siglo XX las motos experimentaron grandes cambios y se extendieron entre la población de forma masiva. Es en esta época cuando aparecen tribus urbanas y estilos de vida ligados a las motos, aumenta el número de competiciones, y se convierten en iconos de la gran pantalla.

Pero estos 50 años están lejos de mostrar una evolución lineal como ocurría durante los períodos anteriores. Fuertes crecimientos y caídas en la venta de motos y cambios drásticos en la estética de los modelos acompañan a las etapas vitales de una generación que marcó el siglo XX: los baby boomers.

Años 50: influencia ‘brit’

triumph bonneville
Modelo Bonneville, creado por Triumph en 1959

Tras la II Guerra Mundial las marcas británicas se convirtieron en el modelo a seguir por los jóvenes de todo el mundo: es la época dorada del motociclismo inglés y de marcas como Triumph con su icónica Bonneville, Royal Enfield y Norton.

En el ámbito deportivo, el motocross -con tirón en Reino Unido desde principios de siglo- se extendió a otros países occidentales. En 1952 la Federación Internacional de Motociclismo creó el Campeonato Europeo de estas carreras campo a través, y en 1957 obtendría escala de competición mundial. Gracias al motocross aparecieron las motos scrambler, una estética a medio camino entre deportiva y campestre que sigue usándose hoy día en clave retro.

Los 50 también fueron testigos del nacimiento de la subcultura rocker, iniciada en los barrios obreros de las ciudades inglesas pero que en poco tiempo se popularizó en Estados Unidos alrededor de las cafeterías de camioneros (de ahí el término café racer para designar el tipo de motocicletas modificadas que usaban los rockers.) Más adelante estos darían lugar a otras tribus urbanas moteras -en algunos estados consideradas organizaciones criminales- como los Hells Angels o los Chelsea Bridge Brothers.

El boom nipón de los 60

Fundada en 1948, la japonesa Honda comenzó su dominio en el mercado de las motos a partir de 1962, fecha en la que su anuncio “You meet the nicest people on a Honda”(“Conoces a la gente más simpática en una Honda”) hizo explotar las ventas: en solo 3 años (1965) el número de motocicletas registradas se duplicó, 5 años más tarde (1970) volvió a doblarse, y en otros 5 años en 1975 consiguió doblarse una vez más!

En total, el anuncio de la marca japonesa consiguió aumentar el número de motos en las carreteras de Estados Unidos de 646.000 a 5 millones… ¡en solo 10 años! Un ejemplo temprano de marketing viral que sigue dando lecciones hoy en día.

Pero Honda no fue la única marca nipona que vio como sus ventas crecían como la espuma: Kawasaki (que se había fusionado con Meguro en 1963), Yamaha y Suzuki pasaron a ocupar gran parte del mercado ya que su fabricación era más barata, de mejor calidad y con un estilo más atractivo que sus competidoras británicas y americanas.

En 1969, Honda sacó su CB750, la primera superbike que acabaría convirtiéndose en el modelo a seguir por las siguientes generaciones de motos deportivas con su potentísimo motor de cuatro cilindros en línea.

Crisis y recuperación de las motos

Pero tras los dorados 60 llegó la década negra de los 70: la generación de postguerraque había sido la responsable del crecimiento masivo de la década anterior, empezaba a asentarse y a formar sus propias familias. Las Harley se cambiaron por automóviles familiares, y la carretera por un horario de oficina.

Kawasaki ZXR 750
Kawasaki ZXR 750, 1989

La crisis, aunque muy acusada, no duró mucho tiempo y a finales de los años 80 los baby-boomers volvieron a desempolvar sus cascos. Solo que esta vez lo hacían con mayor poder adquisitivo, buscando modelos más grandes, cómodos y lujosos, lo que provocó un crecimiento importante en la venta de motos de alta cilindrada.

De manera paralela se produjo un relevo generacional en el mercado para los hijos de estos moteros maduros: aparecieron modelos como la Kawasaki Gpz Ninja 900 en 1984 -el primer motor de 1000cc con cuatro cilindros en línea-, la Kawasaki ZXR 750 (1989)  y la Suzuki GSXR 750 (1996), más ligeros, potentes, y con estéticas deportiva y futurista.

Estas dos tendencias se mantuvieron durante los 90, haciendo desaparecer del mercado casi por completo las motos de estética más clásica para finales de siglo.

seguro de moto

Esperamos que te haya gustado nuestro viaje por la historia de las motos durante la segunda mitad del siglo XX, y si te has perdido los anteriores te recomendamos nuestros posts Así eran las motos… en el siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX.

El próximo jueves y para cerrar mayo os traeremos un capítulo especial con la evolución de las motocicletas en el siglo XXI. Tendremos un poco de futurismo, de vuelta a lo retro… ¡no te lo puedes perder!

Igual que tampoco te puedes perder nuestras redes sociales, porque así te enterarás de todas nuestras publicaciones. ¿Ya nos sigues en Twitter? ¿Te habíamos dicho que también estamos en Instagram? 😉

Te recordamos que en Peris puedes asesorarte de manera profesional e imparcial sobre cualquier duda del sector seguros. ¡Estaremos encantados de atenderte en nuestro consultorio!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario