Seguro de Daños

¿Para qué sirve un Seguro de Daños?

Un Seguro de Daños tiene como finalidad principal reparar la pérdida que un asegurado puede sufrir en su patrimonio como consecuencia de un siniestro.

Los seguros de daños pueden ser de dos tipos:

  • Seguros materiales, destinados a indemnizar al asegurado por las pérdidas materiales directamente sufridas en un bien de su patrimonio.
  • Seguros de responsabilidad cuyo fin es garantizar al asegurado frente a la responsabilidad civil en que pueda incurrir ante terceros por actos de los que sea responsable y proteger, así, su patrimonio.

 

Para Pymes y Talleres:

El seguro más adecuado para este tipo de empresa es el denominado Multirriesgo. En esta modalidad de seguro industrial se garantizan, en una solo póliza, las principales coberturas para asegurar los edificios, maquinaria y existencias propiedad de la empresa y si es necesario el lucro cesante (pérdidas derivadas de la paralización de la empresa a consecuencia de un siniestro cubierto por la póliza).

 

Para Grandes Empresas:

El seguro de Todo Riesgo de daños materiales está enfocado para cubrir los riesgos de las grandes empresas. Es necesario un análisis de la actividad con el fin de delimitar las coberturas y los límites necesarios en función de las particularidades de cada empresa.
Con esta modalidad de seguro se garantiza cualquier daño material directo de carácter accidental e imprevisto que sufran los bienes definidos en la póliza, siempre y cuando el motivo por el cual se ha producido no quede expresamente excluido en las condiciones del contrato. Así mismo se puede asegurar el Lucro Cesante.
En una sola póliza se incluirán todas las situaciones de la empresa, detallando qué sumas aseguradas se garantizan para cada una de ellas.